Bikaner-Amritsar-Varanasi

Estándar

Bueno, senores, esto ya casi esta…Los dias van pasando y entre tormentas, noches locas y montanas de ropa por lavar, la verdad es que he pasado bastante del blog. Por suerte, mis compis, Jaume & Elena M., lo han mantenido vivo. En cualquier caso, que no se diga, voy a hacer un resumillo de las ultimas paradas del viaje…

Bikaner: Tras abandonar Jaisalmer nos dirigimos a esta bonita ciudad famosa por el templo de las ratas. Cabe destacar que la noche previa, cayo un tormenton que estuvo a puntito de dejarnos incomunicados. Tras regatear durante horas en una tienda (1,5 aunque Jaume dice que fueron 6, jajaja), nuestro “darivar” nos invito a cenar y no falto ni el whisky ni la cerveza. Al dia siguiente, con todo el resacon, aparecio la temida apertura de chakras. De este modo, despues de que Jaume haya redactado la Lonely Planet de los cajeros automaticos de Jaisalmer, servidora se siente preparada para escribir un tratado sobre lavabos indios (estaciones de servicio, bares, restaurantes y, como no, el siempre socorrido “country side”). Bien, despues de un largo trayecto (os invito a que consulteis en google maps la distancia entre Jaisalmer y Bikaner y le anadais un par de horas de propina por vacas, caminos de cabras, coches en contradireccion y otras circunstancias del trafico indio) llegamos a Bikaner. En Bikaner, para que enganarnos, no hay mucho que hacer mas que visitar el templo de las ratas asi que fuimos alla como 3 campeones. El templo es bastante feo y las ratas corretean por todas partes. La gente les lleva comida y reza. Pudimos comprobar que la imagen mitica de las ratas bebiendo leche en un plato no esta trucada y…poco mas.

Amritsar: Noche de hotel y nuevo dia on the road. Lo mas destacado de Amritsar es el templo dorado. Por lo visto es una experiencia dormir alli asi que nos acercamos dispuestos a conseguir una cama en los dormitorios comunitarios. Tras caminar descalzos sobre arena y piedra por culpa de unos sijs muy cachondos que nos obligaron a descalzarnos antes de hora, comprobamos que no cabe ni una aguja en los dormitorios. Para que os hagais una idea, el plan es parecido a dormir en Montserrat, con la diferencia de que los dormitorios no estan en el mismo templo, sino uno o dos edificios mas a la izquierda. Tras quedarnos tirados sin alojamiento, logramos dormir en el hotel con el lavabo mas maravilloso que hemos visto hasta ahora (aqui hago una parada para secarme las lagrimas mientras recuerdo que contaba con lujos tales como cortina de ducha o secador de pelo).  A la manana siguiente, visita al templo dorado (preciooooosoooooooooooooo, me hubiera quedado horas y horas).  Tras callejear y pasear, y como era la ultima noche que pasabamos con nuestro “darivar” decidimos celebrar una cena de despedida. Ummed nos llevo a un bar. Por lo visto, las mujeres no suelen frecuentar los bares por estos lares, asi que EM y yo volvimos a sentirnos buenorras y deseadas (y con el tipin que se nos ha quedado, mas aun).  Cena con carne (biiiieeeeennnnnnn) y a dormir. El atuendo a lo Julio Iglesias de nuestro “darivar” y su estado despues de 2 cervezas, merecen un post aparte…

Varanasi: De nuevo supermadrugon para ir al aeropuerto: Amritsar-Delhi, Delhi-Varanasi. Por fin!!!! En este viaje cada uno tenia su deseo freak: Elena M queria elefantes, Jaume suspiraba por el safari en el desierto y yo… Pues a mi me hacia mogollon de ilusion tirar mi velita con forma de flor de loto al Ganges, oigan!!! Y nada, aqui estamos, con los tres deseos cumplidos y a un paso de empezar la gimkana de aviones para volver a casa.  No me alargo mas que hay cola en internet, pero, resumiendo, Varanasi es muy interesante (el turismo funerario y los madrilenos montaneros con los que hemos pasado estos dias merecen un post aparte), esta noche nos vamos de cena de despedida otra vez y todos nuestros amigos y familiares van a tener mogollon de suerte por todas las ofrendas, oraciones, velas y propinas diversas (vale, propinas pocas) que hemos dejado durante el viaje.

Un beso a todos!!!

Helen Heads

ATM holy shit

Estándar

  Capitulo aparte merece nuestro odisea para   sacar pasta de los cajeros indios. Tras tener que afrontar algunos pagos con cash (billetes de avion, driver, etc.) nos vimos obligados a sacar dinero de los cajeros indios, famosos tambien por sus indiadas varias…

En Jaipur,Udaipur y Jodhpur ya conseguimos recolectar parte del dinero, pero pareceia que o los cajeros no tenian mas pasta o teniamos algun problema con la tarjeta ya que no podiamos sacar mas de 10 mil rupias cada uno. Gracias a un mensaje a mi bro descubrimos que era un problema con el limite (like allways happens).

Pensamos que todo seria facil a partir de ese momento pero ni por asomo… durante toda una manyana creo que visitamos todos los cajeros habidos y por haber de Jaisalmer (State Bank of India, Bank of Bardo ICICI, Bank of Punjab, etc.) intentando sin exito sacar dinero, los motivos, variopintos: que si el cajero no esta operativo, no lee bien la tarjeta, el indio que iba delante se ha llevado toda la pasta, etc. Todo esto sumado a un calor sofocante y a una mania de los indios de hacer cola todos apinyados dentro del cajero aunque este sea minusculo para poder disfrutar del AC. Evidentmente tras mil intentos de sacar pasta, tener a un indio soplandote la nuca mientras te peleas con el cajero no es algo que ponga de muy buen humor y a  mas de uno le cerramos la puerta en los morros.

Exhaustos y desesperados hicimos un mensaje a nuestro dirver para que nos hechara un cable no sin antes realizar un ultimisimo intento en una oficina del State Bank of India. Pongo la tarjeta, PIN, operacion que quiero realizar ( QUIERO CASH!!!) pongo la cantidad…. COLLECT YOUR CASH (ELENA M: BIENNNNNNNNN!!!!) En ese momento los tres estamos de acuerdo en que fuimos felices, no solo por disponer d ela pasta que nos hacia falta, tambien por el hecho de no tener que lidiar mas con esos malditos cajeros llenos de rajputas! NUNCA MAIS!

PD: Next Chapter: (P)Akito Returns!

by Jaume

Dias 11-13: Akito en el desierto de Jasailmer

Estándar

jasailmerLlegamos al desierto de Jasailmer y pasaron cosas raras, que viene siendo tonica de este viaje. Y es que la zona en la que de momento mas nos ha llovido es precisamente el desierto.  A partir de las 2 de la tarde, esa ciudad del desierto se nublaba y caian unos tormentacas de cuidado. La ciudad es muy chula y tiene un fuerte en el que vive gente y en el que nos hospedamos.

Tras los monos y los elefantes tocaba el turno de los camellos, el animal por excelencia del desierto. Asi que nos fuimos a hacer una especie de safari a unos 50 km de la ciudad. Jaume cumplio su sueno desertico de hacer un paseo entre las dunas montado en un camello. Tras el paseo bajo una fina lluvia, nos juntamos en una pequeno grupo de cabanas donde, como en un chiste de Lepe, habia dos catalanes, tres alemanes (dos de ellos de origen vietnamita) y un japones (P)Akito, que viajaba solo. Akito era un person al que daban ganas de adpotarlo de lo lost que parecia. No obstante se lo pasaba de puta madre rebozandose en la arena. Dormimos al aire libre en medio del desierto, hasta que a las 4 de la manana empezo a hacer viento y aquello tenia pinta de que se iba a poner a llover.

Imaginaos la estampa de 5 barcelonoses, los alemanes y el japones huyendo de la tormenta montados sobre un carro chungo tirado por un camello completamente a oscuras.

This is India

Elena M

Dias 6-10: De Jaipur a Jodphur, que no es poco

Estándar

Resuminedo, antes de que se me vuelva a ir la luz.

Pushkar: “La mierda es hippie”: Tras Jaipur, nos dirigimos a esta famosa ciudad por albergar perroflautas que van alli a fumarla. Nos hospedamos en el hotel Pink Floyd, que tenia su rollito y en el que conseguimos quitar el plegatin al Jaume tras ver que no era una cama, sino una manta para gatos.   La ciudad en si no nos gusto mucho. Esta llena de MIERDA, y cuando escribmos MIERDA en mayusculas, es porque se lo merece. Por la tarde hicimos una excursion a un mirador en lo alto de un monte. Durante el camino, un mono nos robo la bolsa de los calcetines que usamos para no pisar la MIERDA de los templos. Hay documentos graficos. El pobre se llevo un disgusto al abrir aquella bolsa y oler esa mezcla de sudor a pies y mierda de mono tan bonita y agradable.

Bundi, “Lloviendo bichos”: Tras la cochambrosa Pushkar fuimos a este bonito pueblo que alberga un templo muy al estilo Indiana Jones, viejuno y misterioso, y a la colonia mas importante de guiris catalanes y franceses de toda India. Durante la cena en un restaurante que regentaban un par de chavales jovenes muy majos, Tom & Jerry, comprovamos que te pueden llover bichos de todo tipo. La ciudad es muy recomendable.

Udaipur, “Princesas de barrio”: De momento es nuestra ciudad. Limpia y agradable pese a la lluvia. Es muy cruel escribir esto en un pais asi, pero no pudimos evitar sentirnos como unas princesas de barrios tras cenar en un maravilloso hotel con unas vistas espectaculares con nuestra ropa sudada Quechua. Por 6 euros, pasamos una noche increble cenando alli. Como cenar delante de la torre Eiffel en un mega restaurante de lujo, pero por 6 euros por persona. Una guiri francesa esta esperando usurpar este ordenador que he usurpado al hotel.

Jodphur, un bonito fuerte y mas cochambre: Lo dicho, un ciudad tambien muy sucia, pero con un bonito tesoro en su fuerte, lleno de habitaciones y patios. Tras esta ciudad, pusimos rumbo al desierto, pero eso vendra…. no se cuando.

Todo okkkk!!!!!!!!!!!

Elena M

Dia 5: Jaipur – Helensphant (and Jaume)

Estándar

Tras “Los monos de la escalera” y “La vaca ataca dos veces” llego el momento de los elefantes, una turistada como cualquier otra que personalmente me hacia mucha gracia. El pobre animalico tiene que subir hasta el impresionante Amber Fort de Jaipur mientras los indios te venden cosas, te hacen fotos para que luegos las compres, te piden propina, etc. Hay constancia grafica de que Jaume supero todos sus miedos a las altura sobre un elefante.

Ese mismo dia conocimos un par de mujeres que viajan solas por la India. Una era una manya muy apanada con la que posteriormente quedamos para cenar y la otro era una chica bastante hippy y bastante perdida. La India siempre te sorprende.

Por la tarde queriamos un cine guarro para ver una peli chunga (la india me esta achungando) de Bollywood pero en su lugar acabamos en un cine a las afueras de Jaipur super pijo, en una sala para 500 personas en la que eramos 5 y viendo una peli moderna, que era muy chunga.

Encontrar aqui conexion es dificil, sorrryyyy!!

Os dejamos con el jitazo en la tele india, la BSO de Bodyguard, superchunga.

Elena M